Category Archives: General

Pinturas que esconden más de lo que muestran

Cuando vamos a un museo o galería, a una exposición de arte, independientemente del autor o corriente pictórica, es muy frecuente encontrarnos con los “críticos innatos”, esos que observan la “soledad paterna del autor” a través de las líneas no culminadas de su obra, o aquellos que denotan un aire de rebeldía en la simple representación de círculos. Y es que aceptémoslo, no todos tenemos el don de interpretar las pinturas de esa manera.

Sin embargo. No es de esos mensajes ocultos que quiero que hablemos en esta ocasión. Si no de aquellas obras, que verdaderamente encierran un misterio en relación a lo que en si misma representan, e incluso sobre las influencias que ejercen sobre su entorno.

La Mona Lisa de Da Vinci

Imposible no empezar esta lista con otra obra famosa. Y es que la Mona Lisa, popularmente conocida como Gioconda, representa uno de los más grandes enigmas pictóricos. Sobre el cual se hay escrito mucho y han sido creada miles de teorías. Sin necesidad de creernos Dan Brown, el creador del libro Código Da Vinci, ya muchos de nosotros conocemos ciertos misterios que encierra la Mona Lisa.

Desde su enigmática sonrisa, pasando por el intenso debate respecto al género sexual de la persona pintada y su relación con el pintor. Muchos afirman que se trata de la esposa de un Conde, mientras un gran sector, cada vez más numeroso sostiene que se trata de un jovenzuelo amante de Leonardo. Hasta llegar incluso a sostener, como recientemente se ha “descubierto”, que en los ojos de la figura es posible observar números y códigos de significado desconocido.

Pero no es sólo esto, hay otros misterios aún más extraños respecto a esta pintura. Por ejemplo, pocas personas saben que los asiduos visitantes al Museo de Louvre para observar la obra original, están expuestos a un síndrome muy peculiar.

Se trata del síndrome de Stendhal, trastorno que causa una fuerte impresión o impacto de las obras de arte en las personas, los síntomas más significativos aunque no por ello menos curiosos incluyen la desorientación espacial, en donde destaca la sensación de adentrarse en la pintura, lo que se observa desde el otro lado, resulta desconocido, sin embargo, quienes han padecido este síndrome al observar la Mona Lisa, han padecido por episodios de violencia injustificada, homicidios y suicidios.

El Hombre sin Cabeza de Laura P.

Esta pintura, constituye una representación basada en una fotografía realizada por  James Kidd, de allí que resulta curioso que se halla pintado un hombre sin cabeza, justo detrás del carruaje. El fotógrafo, lógicamente argumento que no se encontraba nadie al momento de tomar la fotografía, y que dicha silueta apareció en el proceso de revelado.

Ya colgada en la oficina de la artista parecía cobrar vida por las noches, cada mañana aparecía movida de lugar o torcida. Retirada del lugar por el temor creado, pasó de manos en manos, causando iguales efectos, hasta que definitivamente tuvo que ser quemada.

Las manos le resisten de  Bill Stoneham

Pintada desde una fotografía de la propia infancia del autor. Desde sus primeros momentos, ha despertado mucha inquietud. La familia que la adquirió, la colgó en el cuarto de sus hijos.

La pequeña del hogar, se despertaba llorando porque los niños del cuadro peleaban, gritaban. Pasando de manos en manos, las quejas se incrementaban, desde la aparición de enfermedades inexplicables, hasta la insólita trasformación o movimientos dentro del cuadro. Son pocas las personas, que al día de hoy pueden observar dicho cuadro por más de 1 minuto.

Obras de arte que se han convertido en “las más buscadas”

Indudablemente, las pinturas y muchas otras formas de expresión artística, ejercen gran atracción para muchas personas. Aunque no todas posean una intención tan noble como admirar lo plasmado en lienzos. Y es que ciertos individuos, las observan más desde su punto de vista comercial, que en relación al aporte cultural que ofrece a las sociedades.

Algunas de dichas obras de arte, han sido robadas y con el paso del tiempo, recuperadas, tal como pasó con las diversas copias de El Grito de Munch. Sin embargo, y en tono lamentable para Museos y en ocasiones coleccionistas privados, otros lienzos siguen desaparecidos, a merced de un mercado negro de vendedores de arte que incluso son buscados por la INTERPOL.

Artistas de la talla de Picasso, Matisse, Rembrandt, Velázquez, Van Gogh, han sido víctimas de la desaparición de sus obras.

Le pigeon aux petits pois, obra de Pablo Picasso

Se encuentra desaparecida desde el mes de mayo del año 2010, cuando un solitario y encapuchado hombre vestido de negro, burló las alarmas y hombres de seguridad del Museo de Arte Moderno de la Villa de París, cargando con otras cuatro obras de arte, que se tasaron en su momento por una totalidad de 100 millones de Euros. Desde un principio se sospechó que se trató de un robo encargado por algún excéntrico millonario que pretendía ampliar su colección de arte.

Al sol de hoy, se desconoce el paradero de las obras robadas, y este evento ha sido catalogado como el robo de obras de arte, más fácil de la historia.

 La pastorale, de Matisse

Fue sustraída en el mismo robo al Museo de Paris, del cual se llevaron la obra de Picasso anteriormente señalada, además de las otras pinturas: L`oliver prés de l´Estaque, de Braque; La femme á l´éventail de Modigliani y Nature morte aux chandeliers, de Lége.

Auvers Sur Oise, de Cézanne

Robado en enero del año 2000, del Museo Ashmolean de Oxford (en Reino Unido). Solo este óleo está tasado por más de 4,5 millones de Euros.

Storm on the Sea of Galilee, de Rembrandt

Un hecho verdaderamente lamentable para la cultura e historia, tuvo lugar el año 1900 cuando delincuentes disfrazados de policías robaron el cuadro y otras 12 obras de arte, del museo Gardner de Boston. La muestra sustraída fue tasada por 250 millones de dólares. En este caso de trata de un Rembrandt del año 1633, que forma parte de la juventud del artista de origen holandés, y su único cuadro de marina, en el cual también se autorretrata entre los náufragos del navío.

Actualmente, está considerado como el mayor robo en la historia de las artes que aún no ha sido resuelto y por el cual, se encuentra propuesta una recompensa de 10 millones de dólares, para aquella persona que pueda dar información real y puntual sobre el destino de las obras de arte en cuestión.

Dama desconocida y Mano, ambas de Velázquez

Estos óleos llevan más de 20 años desaparecidos, y sin pistas que hagan prever su pronto hallazgo. Fueron hurtados en el mes de agosto del año 1989, del Palacio Real de Madrid.

Brooms and Red Poppies y View of the Sea at Scheveningen de Vincent van Gogh

La primera, sustraída en Giza (Egipto)  y la segunda, fechada del año 1882, fue  robada en el año 2002 del Museo que lleva el nombre del artista en Ámsterdam.

Estas son sólo algunas de las más conocidas obras que aún se hayan desaparecidas, pues la base de datos de las autoridades encargadas de custodiar el arte sobre todo en España, calculan en más de 8000 las piezas de arte, entre pinturas, esculturas, piezas arquitectónicas y arqueológicas las que se hayan en el mercado negro.

Lo que desconocías de Sor Juana Inés de La Cruz

En el mundo de las letras, escritores y poetas se cuentan por miles, aquellos que destaquen por lo magistral de su obra, se cuentan en algunas docenas, pero que además sean del género femenino y con una vida tan interesante y polémica, como la de la escritora mexicana Sor Juana Inés de la Cruz, indudablemente sólo ella hace la diferencia.

Y es que no se trata sólo de una joven que tomo los hábitos religiosos y a la par creaba magnificas creaciones literarias, sino que poseía conocimientos avanzados en diversas áreas y algunos datos de su vida privada, hacen centrar más la atención en dicha escritora y que sirven de marco para comprender en parte su obra literaria.

Niña prodigo

A los 3 años, ya sabía leer, a la edad de 7 años pedía que la mandaran a la universidad. Y ya a los 8, compondría su primera loa. Además, se sabe que aprendió con gran destreza la lengua latina, en apenas 20 lecciones. Para finales de su vida, poseía conocimientos sólidos y profundos en muchas áreas del saber cómo astronomía, matemáticas, lengua, filosofía, mitología, historia, teología, música, pintura y cocina.

De su origen e infancia

Nacida en el Estado de México, específicamente en la hacienda de San Miguel Nepantla, el 12 de noviembre de 1648, tuvo como nombre de pila: Juana Inés María del Carmen Martínez de Zaragoza Gaxiola de Asbaje y Ramírez de Santillana Odonoju. Se le apoda la Décima musa y El fénix de América. Fue hija natural de la criolla Isabel Ramírez de Santillana y el vizcaíno Pedro Manuel de Asbaje.

Vida mundana poco conocida

Para muchos, es hartamente conocida la vida religiosa de esta mujer. Sin embargo, antes de ingresar a la orden elegida, su vida se orientaba hacia destinos totalmente opuestos. Por ejemplo, se sabe que eran tantas sus ansias de estudiar a nivel universitario, que incluso pensó en disfrazarse de hombre para lograr su ansiado objetivo.

Para el año 1664, ingresó a la corte como dama de compañía de la Virreina, Leonor María Carreto, marquesa de Mancera, musa inspiradora de los sonetos Laura. Así mismo, tenía protección por parte de la Virreina Marquesa de la Laguna.

Vida religiosa

.Son muchos los autores, que especulan que Sor Juana Inés, salió de la Corte, por motivos de una decepción amorosa, aunque en su momento dicha versión fue negada por ella misma, quien además expresaba un profundo rechazo al matrimonio.

En este sentido, su conversión a monja se debió a evitar precisamente un matrimonio con algún hombre, y para de esta manera, poder acceder a los libros y a la escritura. En inicios, ingresó a la orden de las Carmelitas Descalzas, en el    Convento de San José, en el año 1667, sin embargo, debido a la rigidez de las normas allí establecidas, abandonó la orden tres meses después, para posteriormente ingresar a la orden de las Jerónimas, en el convento de Santa Paula. Lugar desde el cual, dedicaría su vida a la escritura de prosas santas y otras profanas.

Amor oculto

Esto se trata de especulaciones que a la fecha no han sido comprobadas. Según muchos investigadores de sus obras, para expresar los sentimientos de la forma en que lo hacía Sor Juana Inés, tenía que haberlo experimentado. Y no sólo eso, sostienen que podría haberse tratado de un amor/desamor lésbico, posiblemente con la Virreina, Leonor María Carreto.

Obras

En su momento, esta escritora expresó que la mayoría de sus escritos fueron realizados bajo encargo, bien para la corte, como para el claustro religioso. Sólo el poema filosófico “Primer sueño” fue escrito por iniciativa propia. Además, escribió un tratado de música “El Caracol”, que se encuentra extraviado.