Lo que desconocías de Sor Juana Inés de La Cruz

En el mundo de las letras, escritores y poetas se cuentan por miles, aquellos que destaquen por lo magistral de su obra, se cuentan en algunas docenas, pero que además sean del género femenino y con una vida tan interesante y polémica, como la de la escritora mexicana Sor Juana Inés de la Cruz, indudablemente sólo ella hace la diferencia.

Y es que no se trata sólo de una joven que tomo los hábitos religiosos y a la par creaba magnificas creaciones literarias, sino que poseía conocimientos avanzados en diversas áreas y algunos datos de su vida privada, hacen centrar más la atención en dicha escritora y que sirven de marco para comprender en parte su obra literaria.

Niña prodigo

A los 3 años, ya sabía leer, a la edad de 7 años pedía que la mandaran a la universidad. Y ya a los 8, compondría su primera loa. Además, se sabe que aprendió con gran destreza la lengua latina, en apenas 20 lecciones. Para finales de su vida, poseía conocimientos sólidos y profundos en muchas áreas del saber cómo astronomía, matemáticas, lengua, filosofía, mitología, historia, teología, música, pintura y cocina.

De su origen e infancia

Nacida en el Estado de México, específicamente en la hacienda de San Miguel Nepantla, el 12 de noviembre de 1648, tuvo como nombre de pila: Juana Inés María del Carmen Martínez de Zaragoza Gaxiola de Asbaje y Ramírez de Santillana Odonoju. Se le apoda la Décima musa y El fénix de América. Fue hija natural de la criolla Isabel Ramírez de Santillana y el vizcaíno Pedro Manuel de Asbaje.

Vida mundana poco conocida

Para muchos, es hartamente conocida la vida religiosa de esta mujer. Sin embargo, antes de ingresar a la orden elegida, su vida se orientaba hacia destinos totalmente opuestos. Por ejemplo, se sabe que eran tantas sus ansias de estudiar a nivel universitario, que incluso pensó en disfrazarse de hombre para lograr su ansiado objetivo.

Para el año 1664, ingresó a la corte como dama de compañía de la Virreina, Leonor María Carreto, marquesa de Mancera, musa inspiradora de los sonetos Laura. Así mismo, tenía protección por parte de la Virreina Marquesa de la Laguna.

Vida religiosa

.Son muchos los autores, que especulan que Sor Juana Inés, salió de la Corte, por motivos de una decepción amorosa, aunque en su momento dicha versión fue negada por ella misma, quien además expresaba un profundo rechazo al matrimonio.

En este sentido, su conversión a monja se debió a evitar precisamente un matrimonio con algún hombre, y para de esta manera, poder acceder a los libros y a la escritura. En inicios, ingresó a la orden de las Carmelitas Descalzas, en el    Convento de San José, en el año 1667, sin embargo, debido a la rigidez de las normas allí establecidas, abandonó la orden tres meses después, para posteriormente ingresar a la orden de las Jerónimas, en el convento de Santa Paula. Lugar desde el cual, dedicaría su vida a la escritura de prosas santas y otras profanas.

Amor oculto

Esto se trata de especulaciones que a la fecha no han sido comprobadas. Según muchos investigadores de sus obras, para expresar los sentimientos de la forma en que lo hacía Sor Juana Inés, tenía que haberlo experimentado. Y no sólo eso, sostienen que podría haberse tratado de un amor/desamor lésbico, posiblemente con la Virreina, Leonor María Carreto.

Obras

En su momento, esta escritora expresó que la mayoría de sus escritos fueron realizados bajo encargo, bien para la corte, como para el claustro religioso. Sólo el poema filosófico “Primer sueño” fue escrito por iniciativa propia. Además, escribió un tratado de música “El Caracol”, que se encuentra extraviado.

Comments are closed.